El Describidor


Danzando con dinosaurios…
enero 18, 2008, 11:55 am
Filed under: Sensualidad

 dinos.jpg

Para un hombre como yo, que vive y maneja certezas, descender al campo de la fantasía es todo un regalo del cielo. Ayer, en un viaje relámpago de 1 día a Sucre, tuve ocasión de saborear un regalo así: anduve de la mano con los dinosaurios. Por razones de trabajo me llevaron a conocer la planta de producción de cemento, en la que trituran y mezclan y calcinan calizas, pusolanas, óxidos y otros minerales para obtener una bolsa de cemento de construcción de 50 kilos. Bueno, resulta que dicha planta está junto a, es decir a unos 300 mtrs., del farallón de caliza casi vertical en el que se encontraron innumerables huellas fosilizadas de dinosaurios. Es impresionante ver, en esa pared casi vertical, como se muestran las huellas de todo tipo, grandes y chicas, de Rex y otros menores, indicando los caminos que seguían hace millones de años por esas planicies. La pared esta casi vertical en estos momentos en razón de los movimientos telúricos y por efectos de los movimientos de las fallas geológicas, pero en su tiempo, cuando fueron impresas, eran las orillas de un gran mar interior.

Hasta ahí, la realidad, que es la que pueden ver en la imagen adjunta y en otras si ponen la frase “huellas dinosaurios bolivia” en su browser: es la cantera de Kall O’rko donde estuve yo ayer. La fantasía comienza al observar esas huellas: ahí se levantan esos magníficos animales y nos cuentan su historia. Hay huellas pareadas, unas grandes (T. Rex) que parecen seguir el rastro de otras más pequeñas, configurando una escena de seguimiento en cacería. Hay otro conjunto de huellas, de todo tamaño, junto con rastros fosilizados de revolcones, lo que indica que en ese lugar alguien se comió a alguien y en sus estertores de muerte dejó esos rastros. Hay huellas grandes junto a otras del mismo tipo pero de tamaño pequeño: ¿madre e hijo caminando juntos? Hay otras huellas que siguen un sender resto y que de repente cambian su curso y ya se ven más borrosas, como si en el cambio de curso también hubiera un cambio de velocidad; efectivamente, otras huellas de depredadores muestran que la persecución comenzó en el punto del cambio, es decir, uno grande encontró a uno más pequeño y comestible, lo atacó, y lo hizo huir persiguiéndolo. Y así… es cosa de mirar, y las huellas contarán mil historias vividas hace millones de años atrás. Y con un mínimo de imaginación se pueden ver los animales, su entorno, la flora de esa época, y hasta escuchar los bramidos, bufidos, graznidos, y el ruido perenne del viento en esas tundras.

Si quieren un poco más de detalles pueden acceder aquí. Yo solamente quise contarles mis fantasías. Parafraseando el título de una película, ayer estuve danzando con dinosaurios.

Anuncios

3 comentarios so far
Deja un comentario

Apreciado Carlos:
Antes que nada agradezco tu presencia en AA. Has de saber que la valoro muchísimo.
Interesante tu post de los dinos, y me figuro que tienen que estar relacionado con los fósiles encontrados al interior de Iquique pues debemos suponer que hace milenios toda esa zona nortina era parte del continente perdido.
Los fósiles encontrados al interior de Iquique también son de T.Rex., capaz que sea el mismo de tu artículo, jejejejeje.
Un abrazo fraterno.

Comentario por Angel Pablo

Estimado Angel Pablo: agradezco tu apreciación. Las huellas fosilizadas son de la cantera de Cal Orko, en Sucre, Bolivia. En esas épocas, millones de años atrás, no existían los paises ni los pasaportes, y estos bichos se paseaban por todo el continente ya que era su casa. Además, en esas épocas no existía la cordillera de los Andes.
Un abrazo.

Comentario por cardume

Apreciado Carlos:
Elemental Watson!!En esa era parecería que todos los continentes estaban unidos o sobre la superficie del mar o sumergidos en él. Basta dejar fantasear la mente con un poco de lectura sobre esas épocas para imaginarse que la cordillera de los andes era una cadena montañosa sumergida en el mar ( se continúan encontrando fósiles de caracolas marinas en sus cerros )antes que se produjera la época del desprendimiento continental.
Elemental Watson: No existía ni los Andes ni la Cordillera de la Costa. Todo debe haber sido una sola cadena montañosa. Solo debemos imaginarnos esos tiempos.
Buen tema igual que da para mucho.

Comentario por Angel Pablo




Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: