El Describidor


Erotismo y sensualidad
enero 18, 2008, 8:58 pm
Filed under: Cultura, Sensualidad

pareja2.jpg

Cuando se habla del cuerpo y el mundo de los sentidos se habla de erotismo; cuando se habla del alma y el mundo de los sentidos, se habla de sensualidad. Si te miro desnuda, te toque o no, es mi erotismo el que se derrama y me genera sensaciones y me provoca erecciones; si te sueño desnuda, es mi sensualidad la que opera en mí esos cambios. Es mi mente la que te idealiza y te transforma en objeto. La sensualidad es la puerta hacia lo bello porque nos permite percibir la belleza en forma independiente de la existencia; el erotismo no lo permite ya que es fáctico. Si miro un cuadro, o las volutas de una escultura, o sigo el ritmo de un poema, es mi sensualidad la que actúa y me permite aprehender la belleza encerrada en esa obra. El arte es sensualidad. La sensualidad es la emoción, el erotismo es la acción. El erotismo nos entra por los sentidos; la sensualidad por la imaginación.

El erotismo se maneja a nivel de racionalidad, con hechos, con situaciones. Es por eso que encontramos bella o no bella a una mujer en función de sus formas, de lo exterior. El erotismo utiliza las emociones y los sentimientos, los mezcla, y los transforma en la mezcla explosiva que genera el deseo. La sensualidad es imaginación, es mente, es creación pura. No necesita lo ya creado para hacernos hervir la sangre; le basta con lo ideado. Opera en forma independiente a las formas. Por estas razones es que el amor virtual existe, el sexo virtual es placentero, y el amor puede germinar en forma independiente a que existan imágenes.

El sexo apela al erotismo. Se puede tener sexo sin sensualidad, y puede ser tan placentero como el sexo sensual, pese a los estereotipos sociales de “el sexo sin amor no da placer” y todo eso. Es una falacia inventada por nuestra cultura judeo-cristiana: se puede disfrutar de un excelente sexo sin amor; basta con la atracción. Pero, en términos de “eficiencia y calidad”, el sexo mezclado con erotismo y sensualidad es el mejor. Ahí operan los sentidos a plenitud. Ahí los cuerpos se sienten saciados.

Las sensaciones nacen de la sensualidad. Los efectos que provocan un cuadro, una escultura, el cuerpo humano, las caricias, el calor del sol, son sensaciones. El erotismo no es capaz de regalarnos sensaciones. ¿Cuántas veces regocijamos nuestros ojos ante un bello cuerpo desnudo que sin embargo no nos crea el imperativo sexual? El amante debe ser sexual en forma completa: con erotismo y con sensualidad. Debe saber manejar esas dos dimensiones de su calidad humana para ser plenamente humano.

Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: