El Describidor


Arte femenino: Leonor Fini (Argentina, 1907 – 1996)
enero 31, 2008, 3:20 pm
Filed under: Cultura

Tres amigas

Leonor Fini nació en Buenos Aires en el año 1907 de padre argentino y madre italiana, creció en Trieste, donde junto a su madre se fueron a vivir luego de que sus padres se divorciaran cuando ella tenía un año de edad. Fue en Trieste donde su obra fue expuesta por primera vez a la edad de 17 años. Su carrera artística comenzó de una manera un tanto traumática, durante su adolescencia padeció una enfermedad en su vista que la forzó a utilizar vendas para cubrir sus ojos, de esa manera imposibilitada de ver el mundo a través de sus ojos, comenzó a desarrollar su imaginación, visualizando imágenes fantásticas, tras su recuperación decidió volverse una artista. Con pasión y determinación, algo que caracterizaba su temperamento, se dedicó a visitar museos, y a estudiar a los maestros del manierismo, el romanticismo y a los pre rafaelitas, sumergiéndose además en la vasta colección de libros de arte de su tío; estudió además anatomía en la morgue de Trieste, se interesó profundamente en los fenómenos de la vida y la muerte, la decadencia y la regeneración que influenciarían su arte profundamente. En sus pinturas las imágenes de cráneos y huesos marcan la tensión entre los transitorio y lo eterno. . Su debut como artista fue en la galería de Trieste, y las repercusiones llegaron hasta Milan, allí su obra fue recibida con entusiasmo. Así obtuvo tanto prestigio como otros artistas italianos como Funi, Carra y Tosi. Su personalidad maduró rápidamente así como acrecentó su originalidad que inspirarían lo que sería su marca registrada, el sentido de la autonomía y el inconformismo. El excentricismo también la caracterizaba, y en ese sentido rivalizaba con Dali, pero su originalidad no era una postura, ni siquiera en su vestimenta, sino una forma integral de expresión, utilizando todo su cuerpo como un escenario teatral para protestar contra la sociedad.

En 1937 se trasladó a París, donde conoció y expuso con líderes del surrealismo. Su obra fue objeto de escritos de Jean Cocteau, Max Ernst, y Giorgio de Chirico. Las obras de Fini trascienden las diferentes corrientes del arte moderno, combinando elementos de su propia imaginería con un vocabulario personal de imágenes y símbolos. En su examen de sus propias raíces biológicas y psicológicas, presenta una sociedad dominada por las mujeres, a menudo con decorados misteriosos, protegidas del mundo exterior. Explora su relación con la naturaleza y constantemente recicla el nacimiento y la muerte, expresando estas ideas con imágenes de flores, huevos, calaveras y esqueletos.

Tenía apenas dieciocho años cuando Fini llegó a París, pero su arte pronto tuvo aceptación y fue expuesto en galerías. Eluard, Ernst, Magritte, y Brauner la introdujeron en el grupo de surrealistas. Pero Fini se rehusó a formar parte del grupo porque se negaba a ser llamada surrealista, aunque en el fondo se cree que se negó a participar en el grupo debido a la presencia en el mismo de Andre Breton, que lo lideraba casi autoritariamente y que además veía al igual que Dali y Artaud en la obsesión del grupo por los tratados y la teoría como una manifestación de lo que Dali denominaba “típica mentalidad burguesa”. En el aspecto sexual además encontraba al grupo homofóbico y misógino, muy a pesar de los intentos que hacían por idealizar a la mujer y liberar el deseo sexual. John B Myers documenta esto al decir, que: La sexualidad en la cual el (Breton) estaba involucrado era rigurosamente contraria a lo que el consideraba perversión. Por ejemplo detestaba la homosexualidad masculina, hasta el punto que amenazó con expulsar a uno de los miembros del movimiento, si no se casaba. Por otra parte, el voyeurismo y el lesbianismo no le incomodaban del todo”. (Año 1969).

El sentido de la independencia y la confianza en sí misma y en sus instintos la unen a otras mujeres relacionadas con el surrealismo como Leonora Carrington y Frida Kahlo. En su vida y en su arte, Fini iba en busca de un ideal de mujer autónoma que era hermosa, dominante y apasionada. Los trabajos de Fini son distinguibles por su negativa a subyugar la imagen femenina al deseo masculino. Fini sitúa a la mujer en el centro de sus pinturas, poderosas y autónomas. Sus trabajos tocan varios temas que van desde el matriarcado, el lesbianismo, y la androginia. El trabajo de Fini no era cerebral o irónico, era más bien sensual, gobernado por la pasión y autoritario. Solía retratar a las mujeres como guerreras, diosas, voluptuosas.

Respecto a sus amores, a pesar de tener varios pretendientes, se rehusó a casarse, prefería vivir en comunidad y generalmente con dos hombres, además de exigir libertad sexual que incluía la bisexualidad. En el año 1982 Fini reconoció abiertamente sus experiencias amorosas con otras mujeres, pero se negó a aceptar una suerte de identidad lesbiana, sosteniendo: “Soy una mujer, y he tenido la “experiencia femenina” pero no soy lesbiana”.

Trabajó además durante su vida como ilustrador, diseñadora teatral (hizo la puesta escénica de varios ballets famosos incluido un ballet de Britten.

Falleció en París en el año 1996.

Fuente: pseudoguetto.com

Dos mujeres

Entre dos

La guetteuse

Retrato de mujeres

Sphinx

Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: