El Describidor


El feminismo
febrero 3, 2008, 3:19 pm
Filed under: Cultura, Sensualidad

femi.jpg

El feminismo es un conjunto de teorías sociales y prácticas políticas en abierta crítica de relaciones sociales históricas, pasadas y presentes, motivadas principalmente por la experiencia femenina. En general, los feminismos realizan una crítica a la desigualdad social entre mujeres y hombres, y proclaman la promoción de los derechos de las mujeres. Las teorías feministas cuestionan la relación entre sexo, sexualidad y el poder social, político y económico.

A pesar de que muchas personas líderes feministas han sido mujeres, no todas las mujeres son feministas y no todas las personas feministas son mujeres. Algunas feministas consideran que los hombres no deberían tomar posiciones de liderazgo dentro del movimiento, pero la mayoría aceptan el apoyo de los varones.

El feminismo como movimiento social ha sido principalmente visibilizado como un movimiento de las sociedades occidentales en el siglo XX. No se encuentra asociado a ningún grupo, práctica o evento histórico en particular. Se crea a partir de la conciencia acerca de las desigualdades causadas por los géneros y de la búsqueda de la justicia social. Existen diversas formas del feminismo, como teoría, como práctica, como conciencia, como movimiento social internacional, nacional y local.

Algunos de los distintos feminismos son el feminismo cultural, el feminismo radical, el ecofeminismo, el anarcofeminismo, el feminismo de la diferencia, el feminismo marxista, el feminismo separatista, el feminismo filosófico, el feminismo cristiano y el feminismo crítico.

En general, los grandes logros de los feminismos han sido visibilizar a las mujeres como seres humanos.

Historia

La historiadora Gerda Lerner ubica el nacimiento del patriarcado como un suceso histórico en el que se documenta el principio de la subordinación de las mujeres a través de los sistemas políticos, legales, culturales, religiosos y sociales. También documenta las diversas evidencias de la existencia de una conciencia feminista a través de milenios en distintas sociedades del mundo y de la historia. Al recopilar estos escritos llega a la conclusión de que el proceso histórico documentado y transmitido como la historia universal no afecta de igual manera a los varones y a las mujeres. El conocimiento desarrollado a través de siglos por mujeres con conciencia feminista fue truncado una y otra vez. Las mujeres que reclamaban la subordinación o que se comportaban fuera de los esquemas de asignados a su sexo, eran y fueron marginalizadas. La falta de enseñanza a las mujeres sobre los logros de aquellas que fueron exitosas a través de la historia, es uno de los factores que han contribuido a la opresión de las mismas. Así, fue en el siglo XIX cuando la conciencia feminista se empezó a transmitir a otras mujeres y, se inicia el feminismo como movimiento social y político.

Portada de la obra de Mary Wollstonecraft, Vindicación de los derechos de la mujer

Portada de la obra de Mary Wollstonecraft, Vindicación de los derechos de la mujer

Los primeros ensayos sobre ‘la cuestión de la mujer’ criticaban el rol restrictivo de la mujer, pero no señalaban culpables de las desventajas de la mujer ni sobre los hombres. El trabajo de Mary Wollstonecraft Vindicación de los derechos de la mujer, es uno de los pocos escritos antes del siglo XIX que puede ser llamado feminista sin temor a una ambigüedad. Bajo estándares modernos, su metáfora de la mujer como nobleza, élite de la sociedad, mimada, frágil y tendiente a la pereza intelectual y moral, suena como un argumento masculino. Wollstonecraft creía que ambos sexos contribuyeron a esta situación y tomaba por sentado que la mujer tenía poder considerable sobre el hombre. En 1791 Olympe de Gouges hizo la “Declaración de los Derechos de la Mujer y la Ciudadana”

A menudo se afirma que el feminismo nació a fines del siglo XVIII y principios del XIX, cuando la gente comenzó a percibir que la mujer es oprimida en una sociedad machista (ver patriarquía). El movimiento feminista tiene sus raíces en Occidente y especialmente en el movimiento de reforma del siglo XIX. El movimiento organizado data de la fecha de la primera convención por los derechos de la mujer, en Nueva York en el año 1848. Más de un siglo y medio más tarde, el movimiento ha crecido y ha adoptado diversas perspectivas en cuanto a lo que constituye la discriminación contra la mujer. Los primeros feministas son a menudo llamados ‘la primera ola’ y, luego de 1960, ‘la segunda ola’. También es destacada la Declaración de Seneca.[1]

Relación con otros movimientos

Logotipo donde se mezcla un smbolo feminista con el puño en alto contestatario.

Logotipo donde se mezcla un símbolo feminista con el puño en alto contestatario.

Las feministas en general tienen un acercamiento holístico hacia la política, creyendo en las palabras de Martin Luther King, “una amenaza a la justicia en cualquier lugar es una amenaza a la justicia en todo lugar”. Siguiendo dicha creencia, las feministas usualmente apoyan otros movimientos como el movimiento por los derechos civiles, el movimiento pacifista y el movimiento por los derechos de los homosexuales y lesbianas. Al mismo tiempo muchas feministas negras, como Angela Davis, critican que el movimiento feminista es dominado por mujeres blancas.

Algunos feminismos muestran su preocupación por el movimiento transexual, ya que desafía las distinciones entre el hombre y la mujer. La transexualidad es rechazado por el feminismo radical, que considera que la masculinidad y la feminidad son construcciones socio-culturales, y por tanto, sentirse hombre o mujer carece de sentido y contribuye al sexismo. Otras corrientes de feminismo reconocen, promocionan y reivindican los derechos humanos de las mujeres transexuales.

También se da una fuerte relación de algunas corrientes del socialismo o anticapitalistas con este, dando a entender que la “liberación femenina” debe ir a la par de la liberación general de la sociedad del yugo del capitalismo.

Impacto del feminismo en occidente

Manifestación de sufragistas en Nueva York el 6 de mayo de 1912.

Manifestación de sufragistas en Nueva York el 6 de mayo de 1912.

El feminismo ha producido muchos cambios en algunas sociedades occidentales, incluyendo el sufragio femenino, el empleo igualitario, el derecho de pedir el divorcio, el derecho de la mujer de controlar sus propios cuerpos y decisiones médicas (incluyendo el aborto, tema sobre el cual no hay consenso), y muchos otros. Muchos de estos cambios han sido el lograr en el discurso que algunos de los derechos de las mujeres se consideren como derechos humanos.

Sin embargo, el movimiento feminista reivindica que todavía hay muchos cambios por hacer. En ningún país del mundo se ha logrado igual salario por igual trabajo, entre hombres y mujeres. El aborto inseguro sigue siendo causa prevenible de muertes de muchas mujeres en el mundo (tercera causa de mortalidad materna en el mundo). Muchas creencias consideradas radicales en el pasado forman ahora parte del pensamiento político común. A pesar de que casi nadie en las llamadas sociedades occidentales de hoy cuestiona el derecho de la mujer al voto o la propiedad, conceptos que eran vistos con gran extrañeza hace 200 años, las mujeres no siempre tienen acceso a estos derechos. Por ejemplo en Estados Unidos las mujeres adultas mayores se enfrentan a menudo con el problema de no contar con la propiedad legal y por tanto efectiva del hogar donde han pasado su vida y formado su familia.

En cuestiones políticas si bien el derecho al voto se fue ganando durante el siglo veinte por los distintos movimientos sufragistas nacionales, a principos del siglo XXI no existe un país que haya logrado la paridad en género en las legislaturas. Paradigmáticas siguen siendo las mujeres que logran llegar a puestos de elección popular o a puestos altos de toma de decisión en el ámbito político y privado.

Estadísticas mundiales

A pesar de los avances realizados por la mujer hacia la igualdad, queda aún mucho por hacer, de acuerdo a las estadísticas internacionales.

  • Las mujeres poseen nada más que el 1% de la riqueza del mundo, y ganan cerca del 10% de los ingresos, a pesar de conformar más del 51% de la población, ya que la vida femenina es más prolongada que la masculina.
  • Cuando se consideran el cuidado de los hijos y el hogar, como ama de casa la mujer trabaja durante más tiempo que el hombre tanto en países industrializados como en países en vías de desarrollo.
  • Las mujeres tienen una representación legislativa mucho menor en comparación a la de los hombres: Suiza posee el mayor número de mujeres con un 42%, mientras que el promedio mundial es del 9%.
  • En promedio la mujer gana un 30% menos que el hombre, incluso en tareas iguales.

Véase también

Bibliografía

Referencias

  1. Celia AMOROS y Ana DE MIGUEL (ed.), «Historia de la teoría feminista. De la Ilustración a la globalización», ed. Minerva, Madrid, 2005

Fuente: Wikipedia

Anuncios

6 comentarios so far
Deja un comentario

Curioso asunto el del feminismo, su sola existencia nos dice que es necesario, si no lo fuera no existiría.

Y ahí viene el absurdo, qué extraña resulta la generación de un movimiento en pro de derechos tan naturales, tan propios.

Es como si existiera un movimiento para defender el derecho a respirar.

Me gusta el feminismo, creo que se podría vivir de manera más completa; también me gusta el hominismo, porque los hombres son irreemplazables en muchos sentidos; pero sobre todo me interesa el humanismo a ultranza.

Comentario por Niée

Estimada Niée… ¿una falacia en tu impecable capacidad de argumentación? “..su sola existencia nos dice que es necesario, si no lo fuera no existiría”. ¿Esa definición es válida también para la violencia, la guerra en general, y toda acción contraria a la lógica o a la humanidad? El feminismo nació como reacción a la dominación fálica durante el desarrollo de movimientos sociales reinvindicatorios de todo tipo, y esta dominación “del macho” nació y se nutrió de vertientes económicas y patrimoniales en la lógica de la supervivencia social.

En lo que concordamos es en que solamente debería existir el humanismo; los otros “ismos” están de más. Ya el mundo de hoy camina hacia ese paradigma, y cada uno de nosotros debería luchar por su implantación.

Comentario por cardume

Parece una falacia, pero no lo es. Si se fija usted con atención, en la segunda parte del argumento señalo el absurdo, luego, no es necesario el feminismo, lo que busca está, sólo es negado de un modo artificial.

Digamos que usted cabalgó en el caballo que puse a su disposición, y que lo llevó por la ruta trazada: a la pregunta

Touché, Describidor..

Comentario por Niée

Touché, c’est vrai mon cherie. Comme presque toujours, la raison est avec toi. Mais… presque aussi.

Comentario por cardume

Une fois qu’il rappelle mes connaissances fragiles de la langue française, je lui promets de répondre son message, et peut-être jusqu’à le donnez autre vers:
Il n’y a rien comme le français pour réfléchir sur les oiseaux…

Comentario por Niée

Afortunadamente, la presencia del feminismo en la red está disminuyendo. Como prueba, les sugiero introduzcan la palabra en Google trends para comprobarlo.
Es normal que una ideología tan caduca desde su raiz esté haciendo aguas por todas partes.
A veces se impone la cordura.

Comentario por cambiosocialya




Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: