El Describidor


Recomendaciones para aprender a elegir bebidas y mejorar los hábitos de alimentación
febrero 17, 2008, 2:08 pm
Filed under: Cultura, Sensualidad

imagen-3780253-0.jpg

No todas tienen el mismo efecto en los distintos organismos y lo que a unos les conviene, a otros les puede hacer daño. Eso plantea ‘The Beverage Guidance Panel’, una guía elaborada por científicos de distintas universidades en Estados Unidos.

Ellos aseguran que durante las décadas pasadas aumentaron los niveles de obesidad y sobrepeso en ese país y se encontró que el consumo de bebidas sumaba entre 150 y 300 kilocalorías más a la dieta y que el 50 por ciento de las calorías de más provienen de bebidas azucaradas. Aquí están algunos de los resultados.

Agua

Fue la primera bebida analizada por los expertos. Su consumo es necesario para el metabolismo y para todas las funciones del organismo. Provee minerales esenciales como calcio, magnesio y flúor que mantienen el balance de electrolitos en el cuerpo.

La deshidratación resulta en pérdida del conocimiento, decaimiento, falta de regulación de la temperatura y disminución de la función cardiovascular.

El agua debería ser la bebida principal, ya que no tiene contraindicaciones, salvo en casos excepcionales.

Leche

Según la Guía, la leche es una de las principales fuentes de vitamina D y calcio. Cuando hace parte de una dieta sana y si es baja en grasa resulta beneficiosa. El yogur, por ejemplo, contiene menos lactosa por lo que se tolera mejor, y para los que sufren de intolerancia a la lactosa, resulta una buena opción la leche de soya. Para la nutricionista Adriana Botero, en las mujeres es fundamental si no se tiene intolerancia, como reserva para la menopausia.

Té y café

El primero tiene muchos puntos a favor. El té es fuente de antioxidantes y se dice que disminuye los riesgos de sufrir de cáncer. También contiene aminoácidos que fortalecen el sistema inmune y la capacidad del organismo para ponerles freno a las infecciones. Además, incrementa la masa ósea y protege los dientes.

Estudios epidemiológicos han examinado la asociación entre el consumo de té y el riesgo de enfermedad cardiovascular y se encontró que tres tazas de té negro podrían disminuirlo, pues protege el endotelio, capa que recubre las arterias.

Las sustancias estimulantes como la cafeína y la teína no son un problema en las personas sanas. Sin embargo, la edad afecta la sensibilidad del organismo frente a este tipo de sustancias; los ancianos pueden sufrir trastornos del sueño y en los niños su consumo no se aconseja. El efecto de la cafeína durante el embarazo está sujeto a controversia. Sin embargo, Botero considera que pueden ser irritantes y cuando no se consumen con moderación contribuyen a la acumulación de toxinas en el organismo.

Gaseosas

Las bebidas con sabor dulce y pocas calorías, light, son preferibles a sus homólogas con azúcar, porque hidratan sin un aporte de energía extra. En la actualidad se investiga sobre el efecto que tienen algunos edulcorantes en el aumento del deseo de dulce en las personas que los consumen. Botero, añade que no recomienda el consumo de las bebidas negras.

En cuanto a las hidratantes, solo se aconsejan para reponer la energía y los minerales perdidos durante la práctica de ejercicio. Los jugos, aunque aportan vitaminas, tienen mucho menos fibra que la fruta.

Las recomendaciones por salud

Tal como se construyó la pirámide de los alimentos, que da prioridad a unos frente a otros, los autores de ‘The Beverage Guidance Panel’ encontraron que así debería funcionar para el caso de las bebidas, a fin de prevenir los problemas de salud relacionados con su consumo.

La cantidad de líquidos que necesita un adulto depende en primer lugar, de sus necesidades fisiológicas y también de la composición de su alimentación habitual.

Se considera una ingesta adecuada, consumir 3,7 litros de líquidos (bebidas y alimentos) en los hombres y 2,7 litros en las mujeres. Cerca del 20 por ciento de los líquidos han de provenir del agua de constitución de los alimentos; el resto (80 por ciento), del agua sin gas y otras bebidas. Cabe resaltar que las calorías contenidas en las bebidas azucaradas pueden reducirse entre 75 y 80 por ciento, con productos ‘light’.

Fuente: portafolio.com

Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: