El Describidor


¿Qué quiere Hugo Chavez?
mayo 31, 2008, 4:20 pm
Filed under: Cultura

Nuevas nubes se ciernen sobre la diplomacia latinoamericana con el recrudecimiento del conflicto entre Venezuela, Ecuador y Colombia y las recientes acusaciones del Presidente venezolano acerca de una violación a su espacio aéreo por parte de EEUU.

Luego del incidente que involucrara a los tres países sudamericanos, cuando el 1 de marzo un grupo de elite del ejército colombiano traspasara las fronteras con Colombia para matar al portavoz de las FARC, Raúl Reyes, quien había instalado un campamento guerrillero en Ecuador, las relaciones entre los protagonistas no han sido cordiales ni mucho menos.

El presidente ecuatoriano Rafael Correa calificó el hecho como una “masacre” que violó la soberanía de su país, por lo que rompió relaciones diplomáticas con Bogotá. Inmediatamente saltó Chávez en defensa de su homólogo ecuatoriano, y luego tuvo que defenderse a sí mismo cuando,

de acuerdo al gobierno colombiano, información emergida de la computadora de Reyes, denuncia expresamente al Presidente venezolano como benefactor económico de la guerrilla.

Durante una semana los presidentes de Colombia, Ecuador y Venezuela intercambiaron acusaciones, graves insultos, cerraron fronteras, retiraron diplomáticos y movilizaron a sus tropas, pero una semana después, en el marco de la reunión del Grupo de Río en la República Dominicana, los mismos presidentes se abrazaron y declararon superado el conflicto. De boca para fuera.

Lo cierto es que Uribe y su estrecha relación con Estados Unidos es un buen pretexto para el presidente Chávez, quien busca con sus petrodólares impulsar su “socialismo del Siglo XXI”. Y lo sucedido el pasado sábado 17 de mayo, le da campo abierto para lanzar todo tipo de acusaciones, que incluyen las supuestas intenciones de Washington de defenestrar a Chávez.

Un volátil conflicto

El ministro de Defensa venezolano Gustavo Rangel precisó que el sábado 17 de mayo a las 8.40 de la noche (01.10 GMT del domingo) se visualizó sobrevolando el espacio aéreo de (la isla venezolana de) La Orchila un avión de la Armada norteamericana, un avión de guerra. Tras una conversación con la torre de control del aeropuerto de Maiquetía, el principal del país, el piloto del avión estadounidense “se vio obligado a dar su identificación”, tras lo cual sobrevoló la isla (venezolana) de Aves orientándose hacia Curazao. En ese diálogo, que está grabado, el piloto estadounidense dijo a la torre de control que “no estaba consciente de estar en el espacio aéreo venezolano”, lo que el ministerio de Defensa venezolano ha puesto en duda. “Creemos que esta acción fue consciente por parte de la Fuerza Armada (de EE.UU.), es un eslabón más en la cadena de provocaciones” que Washington supuestamente lanza contra Venezuela, dijo el ministro Rangel.

Pero acusaciones van y acusaciones vienen, lo cierto es que el Presidente venezolano tampoco ha quedado bien parado ante la comunidad internacional.

La especialista en temas latinoamericanos del periódico alemán Die Welt, Hildegard Stausberg, asegura que si bien la amenaza de guerra está superada por el momento, los hallazgos de los archivos en tres computadoras confiscadas durante el golpe en territorio ecuatoriano al segundo de las FARC, Raúl Reyes, son la clave del actual desenlace y podrían modificar el rompecabezas de alianzas geoestratégicas en la región.

De acuerdo al diario colombiano El Tiempo hubieron reuniones entre un ministro ecuatoriano y Reyes, la financiación por 300 millones de dólares otorgados por Venezuela a las FARC, un recibo de Reyes de 1,5 millones de dólares por 700 kilos de cocaína, información detallada de venta de drogas a México, la venta y compra de 50 kilos de uranio y dos cartas del líder de las FARC, Manuel Marulanda, dirigidas a Hugo Chávez.

Por supuesto el gobierno venezolano ha negado toda acusación y ha llamado payasos a los agentes del Interpol encargados de descifrar la información de la computadora.

Vencedores y vencidos

Hugo Chávez, calificó como “show de payasos” el informe presentado por Interpol que lo vincula con la FARC y calificó al director del organismo de “vagabundo y bandido”. El mandatario también hizo duras críticas a la policía colombiana, la Fiscalía, el Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), al gobierno del presidente Álvaro Uribe y seguidamente señaló que las relaciones con Colombia entran a “una profunda revisión”, llegando incluso a poner en duda la capacidad de Uribe al frente del gobierno de Colombia. “Creo que el presidente Uribe ha perdido el pulso, el toque, lo que uno necesita para estar al frente de un Gobierno”.

Hay un punto en el que coinciden los expertos: El asesinato de Reyes no estuvo orientado contra las FARC sino que su objetivo principal fue provocar una segura “reacción militar de Chávez” tal como ocurrió cuando movilizó sus fuerzas en la frontera con Colombia y amenazó a Uribe con una guerra.

En este escenario Chávez, con graves problemas internos luego de su derrota en el referendo, con la oposición en ascenso y acusándolo de “dictador belicista”, con las fuerzas armadas venezolanas divididas entre “chavistas” y “antichavistas”, supuestamente tiene el espacio acotado para beneficiarse de una guerra con Colombia, que podría detonar una reacción militar en su contra atizada por el antichavismo y la CIA, pero una guerra Colombia-Venezuela y el enfrentamiento con EEUU que conllevaría, paralizaría el comercio venezolano-estadounidense (la mayoría de las importaciones y exportaciones del país) y generaría un proceso combinado de recesión con inflación (la estanflación).

Hace poco el Comando Sur y la CIA denunciaron “triangulación de armas” de Venezuela hacia países “conflictivos” como Bolivia y Perú con el propósito de crear “focos desestabilizadores” agregados a los conflictos sociales en la región. De acuerdo a los analistas los esfuerzos de desestabilización regional por parte del presidente venezolano parecen abarcarlo todo, como lo demuestra los estrechos contactos de las FARC con Ecuador y Chávez y el fuerte apoyo financiero a los terroristas por parte de este último.

Pero los expertos también aseguran que EEUU si tiene tres hipótesis fuertes y claras para beneficiarse con una guerra entre Colombia y Venezuela:

– Anudar (argumentando el conflicto ) una acción “contraterrorista regional” con los gobiernos aliados (la mayoría de Latinoamérica) para detener a Chávez y a las FARC, desplegando una “fuerza de paz” en la frontera Colombia-Venezuela integrada por ejércitos locales controlados por el Comando Sur de EEUU.

– Utilizar el conflicto armado Colombia-Venezuela para apoderarse de las regiones petroleras claves de Venezuela, tal como sostienen el gobierno de Chávez y los analistas bolivarianos.

– Valerse de una guerra entre Colombia y Venezuela para incrementar su dispositivo militar en la región, cerrando el control sobre las cinco fronteras (Colombia, Ecuador, Perú, Brasil y Venezuela) donde se halla la gigantesca bolsa de petróleo compartida, fortificando una llave de ingreso al agua, el gas y los extraordinarios recursos de biodiversidad del Amazonas, vitales para la supervivencia futura de la humanidad.

En síntesis, detrás de una guerra Colombia-Venezuela (aprovechando el efecto dominó que desataría) estarían los planes de control geopolítico, petrolero y militar regional de Washington disfrazados de “guerra contra el terrorismo”.

De esta forma sólo habrá guerra si Chávez deja actuar la boca antes que el cerebro, (algo que se ha hecho recurrente en muchos de sus encendidos discursos) y si no evalúa cuánto tiene que perder su país ante una escalada bélica. Los venezolanos temen que su Presidente acepte un enfrentamiento por una cuestión de imagen y recuerdan que hasta ahora lo único que no había tocado Chávez era la bandera venezolana. Pero hasta eso ya cambió. La bandera de franjas amarilla, azul y roja tendrá ahora un arco de ocho estrellas -en lugar de siete- tal y como Chávez quería en honor al libertador Simón Bolívar. Además, el caballo blanco del escudo mirará ahora a la izquierda y hacia adelante. Los pesimistas, cada vez más, creen que eso es un signo de que el Presidente es capaz de cualquier cosa. (Con datos de CNN, BBC; DW y Univisión).

Fuente: Revista Oh!, Los Tiempos, Cochabamba, Bolivia

Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: