El Describidor


Barack Obama: no todo está definido
junio 20, 2008, 12:33 pm
Filed under: 1

La aspirante a la presidencia de Estados Unidos, Hillary Clinton renunció a la carrera democrática el pasado sábado, en un discurso emotivo frente a miles de seguidores, reiterando su apoyo al candidato demócrata Barack Obama en las próximas elecciones presidenciales. No obstante, Obama tiene una guerra más que pelear y barreras que romper. ¿Qué pasará con los 18 millones de votantes que apostaban por Hillary Clinton? ¿Quiénes son los compañeros de fórmula de los candidatos? ¿Será la contienda más controversial y reñida de ese país?

EL RETIRO Y APOYO DE CLINTON

El pasado sábado, los más tenaces seguidores de Hillary Clinton vivieron una esperada catarsis cuando puso fin a su histórica campaña confirmando su apoyo a Barack Obama. “La manera de continuar ahora nuestra batalla es poner toda nuestra fuerza en hacer todo lo que podamos para ayudar a elegir a Obama presidente”, dijo.

Tras 16 meses de dura batalla la aspirante a la presidencia tiró la toalla con elegancia sin permitirse ni una sola fisura en su apoyo al senador por Illinois. “Hoy, cuando suspendo mi campaña, le felicito, le doy mi visto bueno y todo mi apoyo”, reiteró.

Esta derrota se transformó en cimientos para que el Partido demócrata y el senador Obama puedan retomar la Casa Blanca el próximo cuatro de noviembre.

“Pido a todos que apoyen a Barack Obama como me han apoyado a mí. He estado con él cuatro años en el Senado; compartido 16 meses de campaña y enfrentado en 22 debates”, explicó la senadora por Nueva York que prosiguió asegurando que Obama representaba “el sueño americano” que ha inspirado “a muchos hombres y mujeres”.

Ahora, tras ocho años de la oscura administración de George W. Bush, un demócrata recorre el camino que va del Capitolio a la Casa Blanca, el próximo 20 de enero de 2009, cuando el nuevo presidente tome posesión del cargo. ¿Será Barack Obama o será John McCain?

18 MILLONES DE VOTOS

Con su carisma y mensaje de esperanza y unidad, el candidato presidencial demócrata, Barack Obama afianzó la candidatura presidencial de su partido siendo el primer afroamericano con posibilidades reales de entornarse en el poder. Sin embargo, ahora él y su rival republicano, John McCain, tienen la difícil tarea de pelear por el voto de los sindicalistas, mujeres maduras e hispanos; quienes constituyeron la base electoral de Hillary Clinton.

Por ahora, muchos discípulos de Clinton, en especial las militantes feministas, culpan al “sexismo” y la cobertura “sesgada” de los medios por la derrota de la ex primera dama, mostrándose reacios a votar por Obama; ya sea quedándose en casa o votando por McCain.

Entre ellos, Glory Udobot que se siente decepcionada porque haya ganado “un candidato que no tiene ningún tipo de experiencia política”. Su solución será votar por John McCain en noviembre.

“Sé que parece raro, porque soy negra. Pero prefiero a alguien que sepa lo que hace”. Otros, incluso abuchearon a la candidata a la que han apoyado ciegamente desde enero. Votantes como Edith Miller no conciben pasarse al campo del adversario.

“Me da vergüenza ver cómo han tratado a Hillary. Le han arrebatado la nominación sólo porque es mujer, y se la han puesto en las manos a un hombre, da igual que sea blanco o negro”, explica, mientras exhibe un cartel en el que se lee: “En noviembre, vota en blanco”.

El Partido Demócrata, así como Clinton y Obama, son conscientes de la situación, por lo que la ex primera dama fue contundente al pronunciar que la forma de continuar la lucha democrática es haciendo todo lo posible por que Obama sea elegido el próximo presidente de Estados Unidos.

“Yo voy a dejar la piel para asegurarme de que el senador Obama es nuestro próximo presidente, y espero y rezaré por que todos se unan a mí en este esfuerzo”, dijo la senadora.

COMIENZA LA BATALLA

Tanto Obama como McCain pujan por cruzar las líneas partidarias apelando al voto de los independientes, y los 18 millones de votos que obtuvo Clinton; una parte crucial de la campaña nacional de noviembre.

Por un lado, Barack Obama intentará hacerse con el respaldo de aquellos republicanos, que por razones desde la guerra en Irak hasta la evolución de la economía, están desencantados con el Gobierno del presidente Bush.

El gobernador republicano de Minnesota, Tim Pawlenty, dijo que “el mensaje de la senadora Clinton es que quien tiene experiencia es quien está listo para hacer la tarea”, y que “claramente” McCain es más experto que Obama.

Por su parte, el gobernador demócrata de Virginia, Timothy Kaine, destacó que Clinton anunció su respaldo a Obama y “que existe un deseo de cambio en el pueblo estadounidense en la dirección política de la nación”.

Kaine sostuvo que en áreas como la economía y la guerra de Irak, McCain tiene la misma línea política que el presidente Bush, “en un tiempo en que los estadounidenses quieren un cambio”.

Una encuesta divulgada por la cadena televisiva CNN indicó que la economía es la principal preocupación de los estadounidenses seguida por la guerra de Irak.

ATAQUE

El pasado lunes, por primera vez en la historia, el precio de la gasolina en Estados Unidos superó los 4 dólares por galón. Por eso no es de extrañar que Obama eligiera la economía como el arma para atacar a su rival John McCain, al iniciar una gira por los estados que apoyan tradicionalmente al partido republicano, centrando su campaña por la presidencia en el tema económico.

Según Obama, votar por McCain será continuar las “fallidas políticas” del presidente Bush.

Además del déficit fiscal, Obama enfatizó los problemas económicos que enfrentan los estadounidenses en su vida cotidiana.

“Hemos visto el mayor aumento de la tasa de desempleo de cualquier temporada, el índice de petróleo estableció un nuevo récord; los precios suben y los salarios se han estancado”, subrayó.

Con respecto a la política fiscal, el candidato demócrata reiteró que la rebaja en los impuestos ha beneficiado principalmente a las empresas y no los bolsillos de las familias.

“En tiempos en que peleamos en dos guerras, cuando millones de estadounidenses no pueden pagar sus cuentas médicas o sus matrículas educativas, cuando pagamos cuatro dólares por galón de gasolina, el hombre que despotrica contra el gasto gubernamental (refiriéndose a McCain) quiere gastar 1.200 millones de dólares en una reducción de impuestos a ExxonMobil”, denunció Obama.

CONTRAATAQUE

Poco después de las denuncias de Obama, la campaña de McCain inmediatamente contrarrestó estos ataques y acusó a Obama de ser él demócrata quién propone “subir impuestos y aumentar el gasto”.

“Ahora que las familias trabajadoras sufren y que los empleadores son vulnerables, Barack Obama promete aumentar los impuestos sobre los ingresos, contribuciones para las pensiones, impuestos sobre las plusvalías, impuestos sobre los dividendos e impuestos sobre las empresas que crean empleos”, aseguró a la prensa el vocero de McCain, Tucker Bounds.

También afirmó que una de las grandes diferencias que lo separan del aspirante demócrata es que Obama quiere aumentar los impuestos, como los que gravan las ganancias de capital, algo que afectaría a “millones de estadounidenses”.

Otra diferencia, aseguró el republicano, es que él apoya los Tratados de Libre Comercio (TLC) como una forma de impulsar la economía estadounidense.

El cruce de acusaciones y de ataques, sin embargo, tan sólo ha comenzado y seguramente este será el tono hasta las elecciones del 4 de noviembre, cuando los estadounidenses elegirán el sustituto de George W. Bush.

COMPAÑEROS DE FORMULA

El siguiente paso en la carrera hacia la Casa Blanca para ambos candidatos es conseguir un compañero de fórmula que los ayude a ganar las elecciones en noviembre. Las opciones y las especulaciones son muchas, pero la tarea no es nada fácil.

Obama decidió nombrar tres personas; Caroline Kennedy, la hija del presidente asesinado John F. Kennedy, el ex subsecretario de Justicia durante la presidencia de Bill Clinton, Eric Holder, y James Johnson, quién participó en la selección de John Edwards para John Kerry en 2004.

En el caso de Obama, la idea que Hillary Clinton sea su compañera atrae mucho a los líderes del partido, que aseguran que sería “una fórmula de sueño”.

Según ellos, Hillary podría atraer a ciertos sectores de la población que Obama no ha logrado conquistar, como la comunidad latina. Lo más importante, sin embargo, es que uniría al partido tras una larga lucha fraticida. Pero ¿a qué precio? Para aquellos enamorados con el mensaje de cambio de Obama, traer a la ex primera dama como vicepresidenta, sería más de lo mismo.

El panorama es sin duda complejo y Obama se ha limitado a asegurar que el partido se unirá en noviembre y confirmó que habló con Clinton, con quien tendrá conversaciones “durante las próximas semanas”.

¿REENCARNACIÓN DE KENNEDY?

Además de las similitudes que los expertos encuentran entre el legendario presidente John F. Kennedy y Barack Obama, en los pasados días las especulaciones apuntan que la hija de JFK, Caroline Kennedy, de 50 años, es la de nombre más fuerte e influyente entre los demócratas para acompañar al candidato presidencial. Asimismo, The New York Times publicó una columna escrita por Caroline, titulada “Un presidente como mi padre”, refiriéndose a Obama.

La química estaría dada y los entendidos hablan de una fórmula invencible, que según el blog político más influyente de Estados Unidos, Huffington Post, es la única heredera de la mágica y desventurada familia, porque “lleva consigo el legado político e ideales de Kennedy, interrumpidos por la tragedia”.

Caroline es compatible con Obama, porque la experiencia política de ambos es nacional tanto como internacional. Según los entendidos, es el “pasaje ideal” para asegurarse los demócratas la Casa Blanca el próximo noviembre.

DE LADO REPUBLICANO

Para John McCain hay dos criterios importantes. El primero es la edad, siendo él el candidato más viejo, con 72 años de edad, necesita alguien joven.

Por otro lado, McCain ha sido atacado por los propios republicanos por ser demasiado moderado y por eso necesita un vicepresidente que sea muy atractivo al ala más conservadora del partido.

Curiosamente, al igual que en la cancha demócrata, los precandidatos, aquellos que fueron rivales de McCain al inicio de la carrera, son algunos de los nombres que más suenan como posibles vicepresidentes, como Mitt Romney, que además es muy carismático y tiene mucho dinero.

También está Charlie Crist, de 51 años, que cumple con la condición de edad, pero además es el gobernador de Florida, un estado que será clave nuevamente para noviembre de 2008.

La decisión es tan importante que puede influir de manera contundente en los resultados de noviembre. Ninguno de los dos tiene un plazo límite para anunciar su compañero o compañera de fórmula, pero seguramente lo harán bastante pronto.

(Con datos de bbc.com)

Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: