El Describidor


Corresponsal de guerra: El caso boliviano y la lógica de… ¿Descartes?
junio 20, 2008, 9:20 pm
Filed under: 1

Salí de Chile en 1978, y desde entonces he vivido o espectado varios procesos sociales de tipo revolucionario. Antes, me tragué completito el experimento de Allende, con todo lo grandioso y miserable que contuvo. Luego, asistí por unos 3 meses al de Velasco Alvarado, en Perú, gracias a un contrato que me salió en esos tiempos y que me permitió mirar en primera fila algo inédito: masas populares movidas por un general de ejército. Luego, ya en Bolivia, fuí testigo de 2 golpes de estado de tipo militar, la llegada de la democracia cuando el general Vildoso entregó el mando, y luego varios nuevos experimentos variopintos con la Unidad Popular (Siles Suazo y su vicepresidente Paz Zamora), gobiernos de derecha como Banzer, Goni Sanchez, Tuto Quiroga, de centro/izquierda/derecha como los de Carlos Mesa y Rodriguez Veltzé. Y finalmente, este en el que estamos, del “indígena” Morales (que de indigena no tiene nada mas que la cara y las ganas).

De todos ellos, me quedo con el del indígena. Es el más entretenido, ya que todo lo que hace o trata de hacer provoca carcajadas. Todos los anteriores gobiernos eran predecibles. Uno siempre sabe lo que hará un gobierno de izquierda o de derecha, con pelos más o pelos menos en la sopa. Pero en este caso… ni el mismo gobierno sabe lo que hará, así como nunca supo lo que haría. El problema nace de que el triunfo arrollador de Evo Morales (54% de los votos válidos) se dió sin aviso; ni ellos mismos lo creian cuando las cifras iban apareciendo. Y como no lo esperaban, no tenian ni Plan ni Programa ni nada, solamente un rollo de ideas e ideologías y frases trasnochadas sacadas de todas partes y pegadas con el engrudo que le entregaron sus amigos, Chavez desde Venezuela y Fidel desde Cuba. En la “ideología” del MAS (Movimiento al Socialismo, partido gobernante) flotan desde un indigenismo reinvindicatorio hasta un troskysmo ingenuo, al que se le agregan desde frases hasta ideas del Che Guevara y otros héroes. En una sopa así no entra la presa principal, la economía. Y ésto es lo que está debilitando al gobierno indigenista y terminará por matarlo. No serán los oligarcas los que botarán al indio (como le gusta hacerse llamar), será su propia gente que ya está sufriendo la escasez de alimentos que cada vez será mayor y que está buscando un culpable; por ahora se tragan de que es una conspiración del imperialismo norteamericano (como les dice diariamente la fanfarria gubernamental), pero ya abrirán los ojos y bajarán miles desde El Alto y se comerán a Evo Morales y sus secuaces, como casi se comieron a Goni Sanchez y lo obligaron a huir a USA.

Como no esperaban ser gobierno, no tenían ni tienen gente preparada, y las principales variables están en manos de ignorantes. Un Canciller de la República que dice en una conferencia con corresponsales internacionales que a las guaguas habría que darles coca en lugar de leche y que las piedras tienen sexo y que definió publicamente que “Evo es la luz que ilumina el hemisferio”. Una Ministro de Agricultura, bellaca ella, que para castigar a un oligarca dueño de una aceitera prohibió la exportación de aceite en todo el país… sin percatarse de que el mercado interno solamente absorbe el 13% de la producción anual y que tras el aceite hay agricultores, transportistas, importadores de bienes de capital y de cambio, bancos, etc. ¡Y lo hizo en plena época de acopio de granos! Un Ministro de Hacienda que se pasó por cualquier glándula las leyes presupuestarias y todas las demás y confiscó los ingresos de las regiones, dejando un sin fin de obras inconclusas o sin iniciarse, hospitales y maestros sin sueldo, etc. Y finalmente un Presidente que hasta ahora solamente ha demostrado que lo mejor que usa son sus patas (jugando futbol) y su lengua (peleándose con todo el mundo).

¿Resultados? Este gobierno no ha sido capaz de cumplir los contratos de gas, dejando en la estacada a Argentina y Brasil, y a Chile de refilón. Y a YPFB casi quebrado. Cada vez se hacen colas y más colas para conseguir algunos insumos básicos de la canasta familiar, gas licuado entre ellos (y Bolivia es el segundo país con más grandes reservas de gas del continente). Los precios se disparan todos los días. Ya las leyes no las obedece ni el Gobierno ni la Corte Suprema siquiera. Las fuerzas armadas y carabineros han sido sobrepasados en las calles en varias ocasiones por el pueblo enardecido, algunas de ellas con caracter de humillantes. Y hoy mismo, viernes 20 de junio y sin ir más lejos en el calendario, en Potosí los mineros en huelga dinamitaron y quemaron 3 edificios gubernamentales, casi casi con los policías adentro. Y Potosí es uno de los bastiones del partido de gobierno. Por su parte, el Presidente ya no puede salir de sus oficinas porque adonde vaya los vecinos bloquean los aeropuertos para que no llegue. Y no son oligarcas los que bloquean, es pueblo, puro pueblo.

¿Otro resultado? El país se está dividiendo. Este domingo vota Tarija su estatuto autonómico y ya serán 4 los departamentos que declararán de facto su autonomía. Y tras ellos vienen los demás. ¿Es que se quieren ir de Bolivia? No. Lo que quieren es alejarse cada vez más de Evo Morales y lo que representa, y la mejor fórmula para lograrlo es siendo autónomos. La autonomía es una vieja aspiración regional, que estaba esperando su oportunidad. Y este gobierno se la dió sin siquiera darse cuenta.

Por eso titulo este reportaje como de un corresponsal de guerra. Porque aquí estamos en guerra. El gobierno dice que está en guerra en contra del imperialismo, la oligarquía, y a favor del cambio. El 60% del país, por ahora pero creciendo, piensa que se está en guerra contra la estupidez. Estupidez, así lisa y llanamente. Estupidez de un iluminado que se cree favorecido por los dioses… del altiplano, por supuesto. Y que es alimentado, entre otras cosas, por los dólares de Hugo Chavez y por los aplausos y halagos de gobiernos que no ven o no quieren ver lo que realmente está pasando, como el de Chile entre otros. Por ahora Chile está apoyando a Morales, pero me temo que terminará pagando caro su ceguera. Más inteligente hubiera sido la Bachelet haberse hecho la despistada hasta que pase este vendaval.

Lo que personalmente me decepciona es que ni siquiera puedo citar mi viejo razonamiento, de que los izquierdistas son todos unos vagos porque nunca han hecho nada bien. Porque este gobierno ni siquiera es izquierdista. Es… impredecible. Esa es su mejor definición.

Anuncios

Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: